Técnicas de Estudio: Un Poco de Historia…

Imagen

El modo en que los niños adquieren el lenguaje  escrito condiciona el desarrollo de las capacidades de comprensión de los distintos textos con los que se enfrentan y, por lo tanto, influye directamente sobre la exitosa aplicación de las técnicas de estudio. En este artículo trataré de mostrarte cómo los distintos enfoques sobre alfabetización hacen posible o no que los chicos se acerquen y disfruten de variedades textuales.

Como intenté describir anteriormente, depende del enfoque con los que los chicos se han alfabetizado, restringirá en mayor o menor medida sus posibilidades de interpretación lectora. Es por eso que estamos en condiciones de afirmar que los niños no se han desarrollado como lectores ni escritores críticos. No saben justificar, no pueden argumentar. No cuentan con un vocabulario frondoso o acorde a sus edades. Entonces, si ni siquiera son capaces de entender lo que leen o producen, ¿Cómo llevarán adelante el desarrollo de distintas técnicas de estudio ?

Podemos decir que los niños que han aprendido a leer y a escribir con un método más tradicional no tienen todas las herramientas necesarias para llevar a cabo el estudio. Los modelos más clásicos de enseñanza han limitado la formación de alumnos pensantes. Sin embargo, y desde una perspectiva constructivista, el niño es considerado un sujeto cognoscente, que piensa, que construye sus conocimientos a partir de sus propios intereses, con lo que trae del ambiente y en interacción constante con otros pares y adultos. Estos chicos son aquellos capaces de establecer relaciones, de justificar sus elecciones y comprender plenamente lo que leen. Éstos están capacitados para poner en práctica cualquier técnica de estudio que se propongan aplicar.

Una cosa es analizar el sistema de escritura a través de escribir una lista de palabras pertenecientes a un mismo campo semántico, por ejemplo; animales, y otra muy distinta es ponerse a analizar y comprender un texto. Es importante que los niños escuchen leer a los adultos, los vean escribir con fines sociales (una carta, un mail, una lista de supermercado, etc…) para insertarlos en un mundo letrado.

Los niños deberían empezar a escribir sin frustraciones, como pueden. Ellos maduran y pasan por diferentes estadíos en el aprendizaje. Al principio no lo harán de modo convencional pero de a poco van a ir adquiriendo el lenguaje escrito. Esto parecerá que nada tiene que ver con las técnicas de estudio pero es el puntapié inicial para formar seres pensantes, creativos y activos.

Antes de finalizar les recomiendo una actividad que no sólo posibilitará a los niños ampliar su vocabulario o acercarse a la cultura escrita sino que compartirán junto a sus hijos un momento placentero para disfrutar en familia.

a)      Elijan de la biblioteca del hogar (o adquieran) algún libro que sea de vital interés para los niños,

b)      Siéntense junto a ellos y compartan un momento de pre lectura (puede hacer que por el título y los dibujos los chicos traten de anticipar el tema del que trata),

c)       Dispóngase a leer de modo muy tranquilo y experimentando distintos tonos de voz para captar la atención de los niños,

d)      Una vez finalizada la lectura, traten de reconstruir oralmente el tema central del texto. Luego puede hacer que el niño dibuje y escriba una oración representativa de lo que le acaba de leer.

Esta es una actividad que deberá prolongarse en el tiempo para lograr tener frutos positivos y lograr así éxito en el desarrollo de las técnicas de estudio.

Ana Laura Montorvino

Twitter: @LauraMontorvino

Anuncios

Técnicas de Estudio para Niños: Como Aprender a Partir de Actividades Concretas

Tecnicas-de-estudio-para-niñosLas técnicas de estudio no sólo se aplican a niños que necesitan estudiar para rendir bien un examen de Ciencias sino que puede ser una experiencia rica de realizarse con niños pequeños. En este artículo vas a aprender cómo trabajar con estas técnicas de estudio a partir de actividades concretas.

A medida que los niños crecen, van reclamándole al ambiente aquellos elementos que necesitan conocer y aprender. Las técnicas de estudio no son ajenas a esta necesidad que surge de ellos sin saber de qué se trata eso. Pedagogos y psicólogos advierten que los chicos aprenden mejor si el objeto de estudio es cercano a ellos, es decir si es de su interés. Los niños deben partir de sus propios intereses para lograr adquirir y asimilar los nuevos aprendizajes y, por lo tanto, tomar como punto de partida los saberes previos a través de sus inquietudes forma parte de una rutina indispensable dentro del entorno escolar y porqué no, dentro del propio hogar.

Para lograr un aprendizaje significativo, la mejor manera de introducir la enseñanza de técnicas de estudio es a través del juego. No debemos dejar de lado que como se trata de un contenido del área de Prácticas del Lenguaje, la lectura es el eje central del espacio lúdico.

Si pensamos aplicar estas técnicas de estudio en niños muy pequeños. (a partir de los 4 años aproximadamente) el cuento seleccionado va a ser leído por un adulto, preferentemente mamá o papá. Hay autores preponderantes y significativos que harán de la comprensión un momento sumamente rico, no sólo por la riqueza del lenguaje sino de las imágenes. Es importante, al finalizar la lectura por parte del adulto, comentar brevemente el texto de modo oral, a través de un dibujo o de palabras claves.

Ahora sí, te propongo una actividad para que realices, en una primera instancia, con tu hijo.

a)      Seleccioná un cuento (si es de los clásicos, mejor. Si no, cualquiera que sea de autores reconocidos en la escritura de obras infantiles),

b)      Leéselo a tu hijo en un lugar tranquilo

c)       Tratá de que lo reconstruya oralmente a través de preguntas inducidas para obtener la respuesta deseada.

d)      Que dibujen (en caso de que sean muy pequeños) o escriban palabras claves del texto. Por ejemplo: si leen “Caperucita Roja” algunas de las palabras claves del cuento podrían ser: lobo, abuelita, canasta, bosque, ojos, orejas, boca…)

Si el niño quiere escribir pero aún no puede hacerlo, le puede dictar al adulto para que escriba por él.

Lo más importante es que los chicos aprendan a trabajar con técnicas de estudio acordes a su edad, sin darse cuenta de que están adquiriendo un nuevo conocimiento a través del juego, mediante la comprensión de diferentes textos.

Ana Laura MontorvinoTwitter: @LauraMontorvino

Técnicas de Estudio: El Rol de los Padres

Definir qué se entiende por técnicas de estudio es sencillo desde el punto de vista de la definición literal. Lo difícil, que es todo un desafío, es poder llevar a cabo con todo lo que ello implica.

Consideramos que las técnicas de estudio son todas aquellas herramientas que podemos brindarles a nuestros hijos para acercarlos lo mejor posible a la comprensión de lo que leen y puedan así transmitir con seguridad y confianza en sí mismos lo que internalizaron.  En este artículo lograrás contar con las estrategias para incentivar a tu hijo y alentarlo en un buen proceso de estudio y aprendizaje.

En artículos anteriores hemos detallado las condiciones externas que una persona necesita para poder estudiar, y con esto me refiero al acondicionamiento del espacio y la organización de útiles y materiales de estudio. Además de esto, es fundamental que tu hijo sienta tu presencia y motivación. Diversos psicólogos apoyan que la idea de acompañarlos, la motivación y el sostenerlos desencadena en el logro de resultados óptimos, no sólo en el rendimiento sino en el aprendizaje.

Forma parte de las técnicas de estudio:

a)      Acompañar al niño en la realización de sus tareas cotidianas: no lo avasalles pero sí debes estar atenta en lo que está haciendo y si es que te va a necesitar en lo inmediato,

b)      Motivarlo para que comprenda que estudiar es bueno no para obtener buenos resultados sino para él mismo,

c)       Dialogar con tu hijo. Enterate cuáles son sus gustos y aquellos que no lo son,

d)      Si tu hijo no logra aún ser del todo independiente, serás la encargada de recuperar sus materiales de estudio y de organizarle el lugar y el tiempo para que pueda estudiar,

e)      Amenizar el momento de estudio: sentate con él, apoyalo, si comete un error no lo reprendas, por el contrario trata de que se sienta confiado en seguir intentándolo.

Estos consejos van a resultarte útiles, prácticos y beneficiosos para ir acompañando al niño en el progreso de su proceso de aprendizaje.

Antes de terminar, te dejo una serie de cuestiones que me gustaría que lleves a la práctica.

a)      Sentate con tu hijo y conversá sobre las asignaturas que son de su agrado y aquellas que no lo son,

b)      Armá el espacio donde va a estudiar,

c)       Motívalo ante el error. Equivocarse hoy es considerado una instancia previa para llegar al aprendizaje,

d)      Ayudalo a organizar el tiempo y el material de estudio, acompañalo a estudiar hasta que logre apropiarse de conductas típicas de un buen estudiante,

e)      Lográ que se sienta confiado y seguro de que sabe lo que estudió. Trata de que explique con sus palabras lo que internalizó.

Esto es fundamental para empezar a formarlos como futuros estudiantes logrando transmitirles confianza y seguridad en sí mismos: una de las técnicas de estudio más difícil de lograr.

Ana Laura Montorvino
Twitter: @LauraMontorvino

Habitos de Estudio Para Niños: Obtener Mejores Resultados en el Rendimiento

En artículos anteriores, hemos hecho un reconto de cuáles eran las conductas deseables en un niño para obtener buen rendimiento escolar. En esta oportunidad voy a darte unos consejos útiles para que ayudes a tu hijo a mejorar su desempeño en la escuela, espacio donde vos, como mamá, no podés llegar.

Fomentar hábitos de estudio saludables es fundamental para que tu hijo desarrolle no sólo estrategias para estudiar sino además adquirir una serie de costumbres que de incorporar de modo inconsciente van a ser facilitadoras de dicha tarea. Hay que tener en cuenta que los hábitos de estudio no es una cuestión sólo escolar. La función de la familia también es importante para reforzar lo que cada docente enseñe. Psicólogos y psicopedagogos sugieren el acompañamiento familiar para que el niño se sienta contenido, “andamiado” por parte de sus padres o tutores. “Es como andar en bicicleta: primero andamos con unas pequeñas rueditas traseras, luego se quita una y más tarde mamá o papá nos acompañan en el andar hasta que nos sentimos seguros y vamos solos”. De eso se trata, de darles seguridad a los niños; y de considerar el error como una instancia de aprendizaje.

Hoy te propongo que cada día le señales a tu hijo lo que debe hacer en la escuela, es decir, hacer hincapié en aquellos hábitos de estudio que no van a poder ser supervisados por el adulto padre y que van a ser de vital importancia al momento de estudiar.

En esta instancia un hábito de estudio es considerar:

a)      Sentarse en un banco o pupitre cercano al docente,

b)      Prestar atención y apuntar lo que el maestro explica,

c)       Realizar las consignas que se señala y hacer la corrección dentro de la clase. De llevar la actividad como tarea para el hogar, escribir las dudas para luego preguntar en el aula,

d)      Tomar nota en una AGENDA u hoja que auspicie como tal para registrar fechas importantes de evaluación o tareas

e)      De todo material de lectura, subrayar las ideas poco claras para luego consultar con un compañero o con el docente.

Llegando al final de este artículo voy a proponerte la siguiente actividad para realizar junto a tu hijo no sin antes decirte que vamos a ir de a poco para que estos hábitos de estudio los incorpore, los aprenda realmente y los lleve a cabo con total naturalidad.

Hoy vamos a organizarle un cuaderno a modo de agenda para que lleve a la escuela y trate de registrar aquellos datos relevantes del día. Y se lo vas a explicar así: “Si el maestro dice que para mañana hay que hacer la tarea de la página 12, vos lo anotás para no olvidarte y de ese modo me va a resultar más sencillo poder ayudarte a estudiar” “Si el docente dice que el martes hay prueba de ciencias, lo escribís acá para que con tiempo organicemos las páginas que debés estudiar”. Es importante que siempre le brindes un argumento valedero que les ayude a retener el porqué deberá hacer tal o cual propuesta que vos como mamá le estás ofreciendo como un hábito de estudio viable y con la ventaja de obtener buenos resultados en su rendimiento.

Ana Laura Montorvino
Twitter: @LauraMontorvino

Técnicas de Estudio para Niños: Como Aprender a Estudiar

tecnicas_estudio IMAGEN BLOG

Aprender a estudiar no es fácil para los niños. Es más, les presenta un gran desafío adquirir técnicas de estudio que llenen sus expectativas y que, por lo tanto, les garanticen resultados óptimos en el aprendizaje. En este artículo te enseñaré, desde mi propia experiencia, a considerar todo lo que tu hijo necesita para lograr éxito en la escuela.

Como ya hemos visto en artículos anteriores, es importante armar el clima de trabajo, es decir, todos los aspectos que se extienden desde el lugar elegido para estudiar como la organización de sus materiales para que todo esté al alcance de su mano.

Como técnica de estudio para niños, hemos considerado la exploración de textos y la pre-lectura. Luego, tomaremos como siguiente paso, la lectura del texto en sí misma, donde el niño profundizará el tema comprendiendo. Lo que no puede faltar es el DICCIONARIO para que busque el significado de aquellas palabras desconocidas. Pedagogos de los reconocidos concuerdan en que la comprensión es importante para que el niño no memorice, de lo contrario, el conocimiento se extinguirá a corto plazo, no logrando un aprendizaje significativo. Para que esto se desarrolle satisfactoriamente te propongo seguir estos pasos:

a)      Organiza el lugar de estudio,

b)      Trata que tu hijo sea responsable de hacer sus tareas, sus trabajos e investigaciones (claro que puedes orientarlo y observar el modo en que se desenvuelve en dichos procesos)

c)       Genérale una rutina: horarios, actividades…,

d)      Mantén una buena comunicación con tu hijo: motívalo y trata de que sus fracasos no se conviertan en frustraciones,

e)      Acompáñalo en el proceso de exploración, pre-lectura y lectura de los textos ayudándolo a entender aquellas palabras o fragmentos que no logra comprender por sí solo. Apóyate en el uso del diccionario.

Por último, te propongo realizar una actividad junto a tu pequeño:

a)      Busquen un texto cualquiera (sería mejor uno elegido por el niño porque significa que ese texto, por alguna razón, captó su interés).

b)      Léanlo y busquen en el diccionario el significado de las palabras desconocidas,

c)       Vuelvan a leer comprendiendo aquellas partes en donde hubo dificultad por lo desconocido del vocabulario,

d)      Traten de reconstruir el texto con sus palabras de tal modo que responda brevemente a la pregunta: ¿de qué trata el texto? Y escríbanlo.

Esto le va a generar confianza en sí mismos, que no es poca cosa cuando se enfrentan a algo nuevo para ellos. Cuando tu hijo descubra que estudiar no es algo tan difícil porque fue capaz de ir apropiándose de todas estas técnicas de estudio, va a sentirse motivado, con entusiasmo y lo más positivo de todo, con ganas de sentarse a estudiar.

Ana Laura Montorvino
@LauraMontorvino

Como Ayudar al Niño con las Diferentes Tecnicas de Estudio

Imagen

Cuando pensamos en diferentes técnicas de estudio creemos que si los niños saben varias de ellas, su relación con el estudio será mucho más sencilla. Sin embargo, desde mi experiencia, puedo aportar que los niños deben conocer diferentes técnicas de estudio pero necesitan elegir una, la que le ofrezca mayor confianza. En este artículo voy a ayudarte a orientar a tu hijo en la lectura y pre-lectura de los textos que va a estudiar para que exitosamente alcance su objetivo.

La pre-lectura es un requisito previo fundamental para empezar a trabajar con un texto. Es una de las tantas técnicas de estudio que existen. Consiste en observar cada una de las partes que componen el texto. Diversos autores que investigaron sobre las diferentes técnicas de estudio coinciden en que es indispensable anticipar el tema, observar detalles que aparecen en los textos, tanto en las letras como en las imágenes porque ayudan a desarrollar la imaginación y el espíritu crítico de los niños. Luego, cabe la reflexión si lo que pensó tiene que ver o se relaciona de algún modo con lo que leyó.

Como esta es una de las diferentes técnicas de estudio que existen, podemos empezar ayudando al niño a prestar atención a:

a)       Título: éste indica el tema que se va a desarrollar y se encuentra al principio del texto. Tiene un tipo y tamaño de letra y color distinto al resto del texto,

b)      Palabras destacadas o en negrita: que son las que marcan ideas destacadas o conceptos importantes,

c)       Cada párrafo: es el conjunto de oraciones que expresan una idea o presentan una unidad temática. Los textos tienen más de un párrafo.

d)      Imágenes o fotos: que ayudan a comprender mejor el tema que aborda el texto y, por lo general, va acompañado de un epígrafe (breve texto que agrega información complementaria),

e)      Recuadro: es un texto de apoyo que brinda información extra y sirve para ampliar algún concepto o tema.

Ya finalizamos este artículo, no sin antes sugerirte la siguiente actividad que será necesaria como punto de partida para trabajar con otras técnicas de estudio:

Junto con tu hijo, seleccionen un texto del libro escolar y ayúdalo a explorarlo:                                                                                  

a)      Observen todos los elementos de la página (título, imágenes, epígrafes, párrafos, palabras destacadas…),

b)      Intenten anticipar la idea del texto, esto es, ¿de qué piensan que se trata?,

c)       El niño deberá hacer un esfuerzo y pensar qué cosas sabe o con qué de lo que se trabajó en la escuela lo puede relacionar,

d)      Luego, lean detenidamente el texto y corroboren si sus ideas previas eran correctas.

Si tienes alguna duda, puedes comentar o escribirme un mensaje, con gusto te ayudaré

Ana Laura Montorvino

@LauraMontorvino

Técnicas de Estudio en el Primario: Cómo Mejorar los Hábitos de tu Hijo Antes de Estudiar

Imagen

Cuando hablamos de técnicas de estudio en el primario, nos estamos refiriendo a la adquisición de hábitos y habilidades que conlleven a mejorar la forma en que cada niño estudia. En este artículo aprenderás de qué manera podés ayudar a tu hijo a organizarle el estudio, en qué momentos lo hace y lo ayudarás también a explorar textos y  localizar los temas en el índice de su libro de estudio.

El primer punto de estas técnicas de estudio está en hacer hincapié en la organización tanto del material como del espacio de trabajo. Sin ahondar en demasía porque este ítem se trató en profundidad en artículos anteriores, es importante que el lugar que elijas esté bien ventilado y, entre otras cosas, ordenado con los textos y/o carpetas que tu hijo vaya a necesitar. Otro aspecto a tener en cuenta es mantener una buena postura para lograr una buena oxigenación. También es fundamental elegir un horario en el que tu hijo se sienta cómodo, descansado y sin hambre. Está demostrado científicamente que quienes descansan bien y se disponen a trabajar con “la panza llena” adquiere altos niveles de comprensión y concentración.

Una técnica de estudio que debe enseñarse en el nivel primario es dedicarle tiempo a la pre-lectura. Este punto es importante porque orienta a los chicos a localizar en el índice del libro, el tema que vaya a estudiar. A partir del índice no sólo se puede reconocer en qué páginas se encuentra el tema sino también cuáles son los otros temas que se relacionan con lo que tu hijo va a estudiar mediante los títulos y los subtítulos que le siguen. Por ejemplo: Si el niño va a estudiar “La vida en la época colonial”, ¿En cuál de estos capítulos del libro se aborda dicho tema?

a)      América: pasado y presente de los pueblos originarios.

b)      La sociedad colonial.

c)       La organización social en la Argentina.

Ahora y para finalizar, te propongo que junto a tu hijo tomen un capítulo que decidan estudiar y respondan:

a)      Los demás títulos del capítulo, ¿tienen relación con el tema que buscaban?

b)      Esos títulos, además, ¿amplían ese tema?

c)       Con lo que leíste en el índice, ¿pudieron dar cuenta si su elección fue correcta?

La idea es seguir pensando y reflexionando sobre estas cuestiones que hacen posible adquirir buenos hábitos de estudio para luego apropiarse de las técnicas de estudio que ayudarán a tu hijo a avanzar en su aprendizaje y te aliviará a vos, saber que cuenta con buenas bases.

Ana Laura Montorvino

Twitter: @LauraMontorvino